La Pizarra Mágica

La pizarra mágica
El recuerdo incólume o el pasado corrupto.

IMG_2603.JPG

Freud menciona que para mejorar la función nmémica, se dispone de dos procedimientos. ¿Pero que es la función nmémica?

Son procesos dinámicos por los cuales la información es codificada brevemente por las diversas memorias sensoriales, luego tratada temporalmente en la memoria a corto plazo, por un sistema central que coordina la curva circulatoria y el bosquejo viso-espacial, finalmente es transferido a la memoria episódica, semántica y prospectiva de los procedimientos, es decir, las cuatro funciones básicas de la memoria son: adquisición, retención, reconocimiento y recuerdo. Una de las funciones básicas de la memoria es la de adquisición o retención. Este mecanismo está relacionado con la atención. El material adquirido es retenido. La función retentiva es la base de la tercera función de la memoria, la de reconocimiento. Sólo podemos reconocer un nuevo estímulo si lo hemos ya experimentado con anterioridad y si entonces fue fijado en nuestra mente (fijación) de tal modo que, al compararlo con el nuevo reconozcamos su igualdad o semejanza. El acervo mnémico se refuerza por repeticiones del mismo estímulo, en tal forma que se llega a memorizar cada estímulo o combinación. También podemos intencionalmente reproducir el material que hemos adquirido y retenido, es decir, poseemos la función de evocar el pasado. La evocación se produce mediante la función de la memoria que llamamos recuerdo o función de recordar.

El primero de los procedimientos es, escribir sobre una superficie que pueda conservar intacta la información que en ella se deposite durante un tiempo indefinido, creando así una “Huella duradera”, este procedimiento genera desventajas en la creación de nuevos recuerdos, ya que la superficie no permite la acumulación de datos incólume, la superficie estaría en riesgo de transformar o de eliminar completamente la información y así perder todo origen.

La segunda libre de esas desventajas, es escribir con elementos de alguna manera efímera que doten a la superficie de una capacidad de acumulación informática ilimitada, eliminando la innecesaria para el receptor, esto repercute en que al final no obtengas un “Huella duradera” intacta de la información.

En ambos casos los procesos no se genera desde adentro, la memoria en su caso genera al recuerdo desde adentro, proyecta información a partir de un estímulo, la genera en base a los datos proporcionados desde el exterior, un detonante, un recuerdo surge al observar un objeto que contiene información significativa, también podría ser un lugar, una fecha, alguna palabra, etc…, la cuestión radica en que la memoria tiene un proceso complejo que puede reproducir, transformar, e inventar recuerdos por si solo.

¿Cómo se puede crear una pieza que tenga estas características? ¿Existen objetos que puedan externar datos de sus recuerdos sin que exista una interacción con una persona? ¿Puede un objeto mantener incólume el recuerdo de lo que fue y al mismo tiempo mostrar la transformación de lo que es ahora?

Nota sobre la pizarra mágica

Sigmund Freud, 1925

 Si desconfío de mi memoria -es sabido que el neurótico lo hace en medida notable, pero también la persona normal tiene todas las razones para ello-, puedo complementar y asegurar su función mediante un registro escrito.

La superficie que conserva el registro de los signos, pizarra u hoja de papel, se convierte por así decir en una porción materializada del aparato mnémico que de ordinario llevo invisible en mí. Si tomo nota del sitio donde se encuentra depositado el «recuerdo» fijado de ese modo, puedo «reproducirlo» a voluntad en cualquier momento y tengo la seguridad de que se mantuvo inmodificado, vale decir, a salvo de las desfiguraciones que acaso habría experimentado en mi memoria.

Si quiero servirme con mayor amplitud de esta técnica para mejorar mi función mnémica, caigo en la cuenta de que dispongo de dos procedimientos diversos. En primer lugar, puedo escribir sobre una superficie que conserve incólume durante un tiempo indefinidamente largo la noticia que se le confía: por ejemplo, una hoja de papel sobre la cual escribo con tinta. Obtengo así una «huella mnémica duradera». La desventaja de este procedimiento consiste en que la capacidad de recepción de la superficie de escritura se agota pronto. La hoja se llena, no queda ya espacio para nuevos registros y me veo precisado a servirme de otra hoja, no escrita todavía. Y hasta la ventaja de este procedimiento, el hecho de que brinde una «huella duradera», puede perder su valor para mí, si mí interés por la noticia se extingue trascurrido cierto lapso y ya no quiero «conservarla en la memoria». El otro procedimiento está libre de ambos defectos. Por ejemplo, si escribo con tiza sobre una pizarra, dispongo de una superficie de recepción que sigue siendo receptiva sin límite temporal alguno y cuyos caracteres puedo destruir tan pronto dejen de interesarme, sin tener que desestimar por ello la superficie de escritura. La desventaja, en este caso, consiste en que no puedo obtener una huella duradera. Si quiero registrar nuevas noticias en la pizarra, me veo obligado a borrar las que ya la cubren. Por tanto, capacidad ¡limitada de recepción y conservación de huellas duraderas parecen excluirse en los expedientes con que sustituimos a nuestra memoria; o bien es preciso renovar la superficie receptora, o bien hay que aniquilar los signos registrados.

Todos los aparatos auxiliares que hemos inventado para mejorar o reforzar nuestras funciones sensoriales están construidos como el órgano sensorial mismo o partes de él (gafas, cámara fotográfica, trompeta para sordos, etc.) (1). Comparados con estos, los dispositivos auxiliares de nuestra memoria parecen particularmente deficientes; en efecto, nuestro aparato anímico opera lo que ellos no pueden: es ilimitadamente receptivo para percepciones siempre nuevas, y además les procura huellas mnémicas duraderas -aunque no inalterables- Ya en La interpretación de los sueños (1900(2)) formulé la conjetura de que esta insólita capacidad debía atribuirse a la operación de dos sistemas diferentes (dos órganos del aparato anímico).

Poseeríamos un sistema P-Cc que recoge las percepciones, pero no conserva ninguna huella duradera de ellas, de suerte que puede comportarse como una hoja no escrita respecto de cada percepción nueva. Las huellas duraderas de las excitaciones recibidas tendrían cabida en «sistemas mnémicos» situados detrás. Después, en Más allá del principio de placer (1920g(3)) puntualicé que el inexplicado fenómeno de la conciencia surgiría en el sistema percepción en lugar de las huellas duraderas.

Ahora bien, hace algún tiempo ha aparecido en el comercio, con el nombre de «pizarra mágica», un pequeño artificio que promete un mayor rendimiento que la hoja de papel o la pizarra. No pretende ser otra cosa que una pizarra de la que pueden eliminarse los caracteres mediante un cómodo manejo. Pero si uno lo estudia de más cerca, halla una notable concordancia entre su construcción y la de nuestro aparato perceptivo tal como yo lo he supuesto, y se convence de que efectivamente puede ofrecer ambas cosas: una superficie perceptiva siempre dispuesta y huellas duraderas de los caracteres recibidos.

La pizarra mágica es una tablilla de cera o resina de color oscuro, colocada en un marco de cartón; hay sobre ella una hoja delgada, trasparente, fija en el extremo superior de la tablilla de cera, y libre en el inferior. Esta hoja es la parte más interesante del pequeño aparato. Consta de dos estratos que pueden separarse entre sí, salvo en ambos márgenes trasversales. El de arriba es una lámina trasparente de celuloide, y el de abajo, un delgado papel encerado, también trasparente. Cuando el aparato no se usa, la superficie inferior del papel encerado adhiere levemente a la superficie superior de la tablilla de cera.

Para usar esta pizarra mágica, se trazan los signos sobre la lámina de celuloide de la hoja que recubre a la tablilla de cera. A tal efecto no se requiere lápiz ni tiza, pues la acción de escribir no consiste en aportar material a la superficie receptora. Es una vuelta al modo de escribir de los antiguos sobre tablillas de cera o de arcilla. Un punzón aguzado rasga la superficie, y sus incisiones producen el «escrito». En el caso de la pizarra mágica la acción de rasgar no es directa, sino que se produce por mediación de la hoja que sirve de cubierta. El punzón, en los lugares que toca, hace que la superficie inferior del papel encerado oprima la tablilla de cera, y estos surcos se vuelven visibles, como una escritura de tono oscuro, sobre la superficie clara y lisa del celuloide. Si se quiere destruir el registro, basta con tomar el margen inferior libre de la hoja de cubierta, y separarla de la tablilla de cera mediante un ligero movimiento. De ese modo cesa el íntimo contacto entre papel encerado y tablilla de cera en los lugares rasgados (es justamente lo que hace visible el escrito), y no vuelve a establecerse cuando ambas se tocan de nuevo. Ahora la pizarra mágica ha quedado libre de toda escritura y preparada para recibir nuevos registros.

Desde luego, las pequeñas imperfecciones del artificio carecen de todo interés para nosotros, puesto que sólo nos proponemos estudiar su semejanza con la estructura del aparato perceptivo del alma.

Si, estando escrita la pizarra mágica, se separa con cuidado la lámina de celuloide del papel encerado, se verá el escrito con igual nitidez sobre la superficie del segundo, y acaso se pregunte para qué se necesita de la lámina de celuloide de la hoja de cubierta. El experimento mostrará enseguida que el delgado papel se arrugaría o desgarraría fácilmente si se escribiese directamente sobre él con el punzón. La hoja de celuloide es entonces una cubierta que protege al papel encerado, apartando los influjos dañinos provenientes de afuera. El celuloide es una «protección antiestímulo»; el estrato genuinamente receptor es el papel. Ahora puedo señalar que en Más allá del principio de placer expuse que nuestro aparato de percepción consta de dos estratos: una protección antiestímulo externa, destinada a rebajar la magnitud de las excitaciones advinientes, y, bajo ella, la superficie receptora de estímulos, el sistema P-Cc.

La analogía no tendría mucho valor si no se la pudiera llevar más adelante. Separando toda la hoja de cubierta -celuloide y papel encerado- de la tablilla de cera, el escrito desaparece y, según hemos consignado, tampoco reaparece luego. La superficie de la pizarra mágica queda exenta de escritura, receptiva de nuevo. Pero es fácil comprobar que en la tablilla de cera misma se conserva la huella duradera de lo escrito, legible con una iluminación adecuada. Por tanto, el artificio no sólo ofrece, como la piz arra escolar, una superficie receptiva siempre utilizable, sino también huellas duraderas de los caracteres, como el papel común; resuelve el problema de reunir ambas operaciones distribuyéndolas en dos componentes -sistemasseparados, que se vinculan entre sí.Ahora bien, según mi supuesto ya mencionado, es ese exactamente el modo en que nuestro aparato anímico tramita la función de la percepción. El estrato receptor de estímulos -el sistema P-Cc- no forma huellas duraderas; las bases del recuerdo tienen lugar en otros sistemas, contiguos.

El hecho de que en la pizarra mágica no se saque partido de las huellas duraderas de los registros recibidos no necesita perturbarnos; baste con que estén presentes. Es evidente que la analogía entre un aparato auxiliar de esta clase y el órgano modelo tiene que terminar en alguna parte. En efecto, la pizarra mágica no puede «reproducir» desde adentro el escrito, una vez borrado; sería realmente una pizarra mágica si, a la manera de nuestra memoria, pudiera consumar eso. Comoquiera que fuese, ahora no me parece demasiado osado poner en correspondencia la hoja de cubierta, compuesta de celuloide y papel encerado, con el sistema P-Cc y su protección antiestímulo; la tablilla de cera, con el inconciente tras aquel, y el devenir-visible de lo escrito y su desaparecer, con la iluminación y extinción de la conciencia a raíz de la percepción. Confieso, no obstante, que me inclino a llevar más lejos aún la comparación.

En la pizarra mágica, el escrito desaparece cada vez que se interrumpe el contacto íntimo entre el papel que recibe el estímulo y la tablilla de cera que conserva la impresión. Esto coincide con una representación que me he formado hace mucho tiempo acerca del modo de funcionamiento del aparato anímico de la percepción, pero que me he reservado hasta ahora.(4). He supuesto que inervaciones de investidura son enviadas y vueltas a recoger en golpes periódicos rápidos desde el interior hasta el sistema P-Cc, que es completamente permeable. Mientras el sistema permanece investido de ese modo, recibe las percepciones acompañadas de conciencia y trasmite la excitación hacia los sistemas mnémicos inconcientes; tan pronto la investidura es retirada, se extingue la conciencia, y la operación del sistema se suspende.(5). Sería como si el inconciente, por medio del sistema PCc, extendiera al encuentro del mundo exterior unas antenas que retirara rápidamente después que estas tomaron muestras de sus excitaciones. Por tanto, hago que las interrupciones, que en la pizarra mágica sobrevienen desde afuera, se produzcan por la discontinuidad de la corriente de inervación; y la inexcitabilidad del sistema percepción, de ocurrencia periódica, remplaza en mi hipótesis a la cancelación efectiva del con. tacto. Conjeturo, además, que en este modo de trabajo discontinuo del sistema P-Cc se basa la génesis de la representación del tiempo.

Si se imagina que mientras una mano escribe sobre la superficie de la pizarra mágica, la otra separa periódicamente su hoja de cubierta de la tablilla de cera, se tendría una imagen sensible del modo en que yo intentaría representarme la función de nuestro aparato anímico de la percepción. (6).

Extraído de: 

Freud, S.: Notas sobre la pizarra mágica. O.C. Tomo XIX. El yo y el ello, y otras obras (1923-1925) Buenos Aires/Madrid: Amorrortu, 1979.

Notas:

1. Esta idea es ampliada en El malestar en la cultura (1930a), AE, 21, págs. 89-90.

2. [AE, 5, pág. 533. En Más allá del principio de placer (1920), AE, 18, pág. 25, Freud afirma que este distingo ya había sido hecho por Breuer en su contribución teórica a Estudios sobre la histeria (Breuer y Freud,1895), AE, 2, págs. 200-1n.]

3. AE, 18, pág. 25.

4. En realidad, ya lo había mencionado en Más allá del principio de placer (1920), AE, 18, pág. 28. Vuelve a referirse a lo mismo en «La negación» (1925). En forma embrionaria, la noción ya está presente en el «Proyecto de psicología» de 1895 (Freud, 1950), AE, 1, págs. 382-3.

5. Esto concuerda con el «principio de la inexcitabilidad de los sistemas no investidos», que examino en una nota al pie de «Complemento metapsicológico a la doctrina de los sueños» (1917), AE, 14, págs. 225-6, n. 14.

6. Freud había sugerido esto en Más allá del principio de placer (1920), AE, 18, pág. 28, y lo había insinuado aún antes, en «Lo inconciente» (1915), AE, 14, pág. 185. Algo semejante sostiene en «La negación» (1925), donde, sin embargo, es el yo el que extiende las antenas hacia el mundo exterior.

Festival Sonar 360º

Festival Sonar 360º

Surge de un proceso de talleres a cargo de Factoría 360º por parte de la Delegación Miguel Hidalgo, más de mil proyectos se registraron para tomar los talleres que tienen como eje primordial la música, pero solo aproximadamente 150 proyectos fueron seleccionados para tomar los Talleres.

Factoría 360º Industrias creativas, es un proyecto impulsado por la Delegación Miguel Hidalgo para generar las condiciones y plataformas para la libre expresión de la diversidad cultural, que surge de la convergencia en puntos de vista de un colectivo integrado por músicos, periodistas, gente ligada a la industria musical y encargados de difusión cultural.

“Factoria 360° es un proyecto que permite a niños, jóvenes y adultos a explorar todas las manifestaciones de la música. Busca fomentar, desarrollar y difundir Industrias creativas dedicadas a bienes y servicios culturales. Además, contará con actividades complementarias, abiertas a todo el público interesado: clases magistrales, un ciclo de cine y más, que podrán consultar en la página web del proyecto y sus redes sociales: @Factoria360MH.

A través de este proyecto, se pretende que los jóvenes de todas las colonias de la delegación Miguel Hidalgo, pero también del resto del Distrito Federal, se incorporen y cuenten con un espacio de desarrollo y formación musical visto en 360 grados; por lo que no solo se brindará asesoría gratuita en la creación y producción musical, sino que también se apoyará a los jóvenes talentos con la impartición de talleres de autogestión, marketing, difusión y periodismo cultural, así como lo relacionado al marco legal que opera en México y el mundo: “Nuestro objetivo es formar industrias culturales autogestivas en el mundo de la música y, por supuesto, en la industria cultural mexicana” señaló Olga Martínez, coordinadora de Factoría 360°.”

Nos interesa rescatar a demás de las propuestas emergentes que se presentaron en el festival que en este caso fue desde la música, qué es un proyecto gestionado por los mismos participantes de Factoría 360º, y que a la par de otros proyectos son plataformas para impulsar el talento emergente que existe en las diferentes disciplinas dentro de la cultura en México.

De alguna u otra forma el proyecto debe salir a luz, aun que no existan patrocinios que apoyen y beneficien, desde los gestores hasta los participantes y así seguir motivando la realización de eventos musicales, muestras de cine, exposiciones, conferencias, etc.

Se logró gestionar el apoyo de la delegación con la estructura, el escenario, audio, vallado, los elementos necesarios para presentar Festival Sonar 360º.

Sigamos apoyando a la generación de proyectos emergentes y a la participación de artistas con ideas y actitudes de calidad.

IMG_2557.JPG

IMG_2559.JPG

IMG_2558.JPG

IMG_2556.JPG

IMG_2560.JPG

IMG_2562.JPG

IMG_2561.JPG

IMG_2563.JPG

IMG_2565.JPG

IMG_2564.JPG

IMG_2567.JPG

IMG_2566.JPG

IMG_2569.JPG

IMG_2571.JPG

IMG_2568.JPG

IMG_2570.JPG

IMG_2572.JPG

IMG_2574.JPG

IMG_2573.JPG

http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/programacion/musica/item/363-factor%C3%ADa-360°-abre-convocatoria
http://www.miguelhidalgo.gob.mx/factoria360/