La Pizarra Mágica

Recordemos lo que nos menciona Freud acerca de la función nmémica; existen dos procedimientos para mejorar la función.

El primero es la llamada “Huella duradera”, que consiste en dejar marcada la información sobre una pizarra, la cual tiene como principal característica la conservación de información de forma intacta pero con la desventaja de limitar la cantidad de información ya que puede transformar, degradar hasta destruir la información retenida.

El segundo procedimiento seria de manera más libre una pizarra que no retuviera información, que fuera efímera, tendríamos la posibilidad de marcar información ilimitada, pero con el paso del tiempo se desvanecerá tal información ya que la pizarra no es tan receptiva como para dejar una huella duradera.

Pero si por un momento dejamos de pensar en el mejorar la mente para poder retener información, es decir, poder tener el recuerdo incólume de las experiencias que queremos retener sobre los momentos que se han vivido o lo que se ha aprendido y optamos por inventar un aparato que nos ayude a recordar o vislumbrar nuestro pasado.

Así nos lo presenta Issac Asimov en ” El pasado ha muerto”, donde el Dr Arnold Potterley y su obsesión por recrear un época lo llevan a revivir un gran miedo y el cambio definitivo de la vida cotidiana, junto con el Prof. Aux. de Física Jonas Foster y el Decano de la Facultad de Cronoscopia, Thaddeus Araman.

La Cronoscopia ciencia que es capaz de recrear el panorama de una época, fuente importante para la investigación del Dr. Potterley sobre la antigua Cartago que a través del cronoscopio el único aparato que puede presentar imágenes y sonido sobre el pasado.

Fuera de la historia que nos presenta Issac Asimov y el desafortunado final, creer que se puede inventar una maquina capaz de mostrar nuestro pasado de una manera única y personal sin involucrar a terceros para no afectarlos ni provocar reacciones futuras. Una maquina tan nítida que pueda devolvernos un momento especial en nuestras vidas o la información que necesitamos en algún momento clave de la vida.

Pero que consecuencias traería el tener el total acceso a nuestra vida pasada, o a un pasado ya muerto, ya aprehendido y sufrido. ¿Nos ampliará el conocimiento teniendo acceso a elementos que fueron olvidados en el pasado? ¿Reviviremos miedos que fueron superados? ¿Que pasara con las vidas que fueron lloradas o los errores cometidos?, o será mejor conservar lo defectuosa e incompleta de nuestra memoria.

2015/01/img_3099.jpg

Issac Asimov.